refrescante

18-May-2009

De repente, alguien nuevo irrumpe en tu vida. Tú, que eres feliz, de repente echas de menos a ese, hasta ese momento, desconocido. Hay otra personita más en el mundo que merece la pena… No había perdido la esperanza, sino que el panorama de mis conocidos en el último año no era demasiado alentador. Por supuesto, con excepciones. la sensación que tengo es de sed, son las ganas que tengo de que alguien nuevo refresque mi rutina. 

Anuncios

don mario

18-May-2009

Se nos mueren los buenos. Se convierten en mitos o leyendas para algunos, pero para mí ya lo eran: Joey Ramone, don Mario… Parece que se muere algo de lo que fuiste pero siempre quedará el recuerdo. De Benedetti, me quedo con sus relatos cortos, esos que te iban meciendo en una realidad que construía con cada palabra y de repente, sin avisar: el abismo. La cruda realidad. Sorpresa era la primera reacción. Después, tantos matices como los que tiene la vida. Amor y dolor. Bondad y pecado. La miseria humana, sin demasiados juicios de valor… porque quién es uno para juzgar.


tutifruti

16-May-2009

Este invierno. Como los osos, hibernando. Muchas series yankies. Pocas nuevas películas. Mucho frío. Y nieve hasta empachar.

Esta primavera. Facto Delafé. Sol. Tardó en aparecer. Y un optimismo que tumbo.

Nombres. Dos personas que conozco se llaman igual. No es un nombre frecuente, ellos tampoco. Es impresionante cómo, cada uno en su estilo, me tienen hechizada. Gracias, guapos.


treinta y tres

25-Dic-2008

Hoy es mi cumpleaños.


evangelizando

19-Nov-2008

Es curioso cómo se definen los “evangelizadores”. Seguros de sí mismos y más seguros todavía de que poseen la verdad absoluta. Como Dios. Y con esa alta estima que tienen de sí mismos, tienen la “nunca bien ponderada” generosidad de inundarnos de conocimientos a nosotros, pobres ignorantes. Resulta igualmente curioso cómo estos dioses sólo atienden a razonamientos formulados con parábolas, como Nuestro Señor Jesucristo. Así te ves obligado a utilizar ejemplos, con mejor o peor fortuna, para que sus excelencias entiendan lo que les estás tratando de decir. Visto de otro modo, a Dios hay que hablarle como si fueras Jesús. Ironías de la vida. A lo mejor esto nos convierte en más “divinos”… quién sabe.

Suelen hablar mucho y escuchar poco, porque sólo ellos saben arrojar luz sobre cuestiones mundanas. Descubres que te prestan realmente atención cuando les repites sus palabras, se ve que es porque se sienten comprendidos en su grandeza. Se muestran interesados por lo que decías… o es que les suena de algo. Es muy divertido, porque, en este punto, ellos creen que ya han conseguido su objetivo: te han “iluminado”… y lo mejor, te dejan tranquilo. Puedes continuar en tu mísera ignorancia, sabiendo hoy un poco más que ayer, de la verdad y de la vida.

Las claves para tratar con un evangelizador son dos, desde mi humilde experiencia: parábolas y repetición. Un binomio… divino. 


olvido

11-Nov-2008

Hay personas que tienen un sitio, aunque rara vez dejas ver cuál es. Te acompañan y ellas no lo saben. Porque cuesta asignar el lugar que con el tiempo has dejado que ocupen, pero, sin lugar a dudas, tienen un sitio propio. Sonríes cuando piensas en ellas y aflora la nostalgia, los recuerdos… Probablemente no sientan que ocupan un lugar para ti, porque nunca se lo dejas ver, o hace tanto tiempo que no te tomas la molestia de oír su voz… Confías en que sigan bien, adelante, que la suerte les sonría… pero ellas sólo creen que cayeron en mi olvido.


volver

06-Nov-2008

Hay cosas que parecen olvidadas… que te sorprenden cuando vuelven. A veces son interesantes. Quizá siempre resultan interesantes desde un estricto punto de vista. Algunas vienen con recuerdos de dolor, pero lo más extraño es que ya no duelen. Las sientes, pero con una intensidad mitigada por el paso del tiempo. Pero también sabes que estarán ahí, siempre, o en ese momento no adivinas cuando se irán para nunca volver. Es nuestro pasado: repleto de buenos y malos recuerdos, de añoranzas y de cuasi-olvidos, que te vuelven a recordar quién eres, quién fuiste y probablemente quién serás, aunque opino que esto ultimo también depende de uno mismo. Hay episodios de la vida que sólo los consigues salvar cuando pasa el tiempo y hay otros que esperas que duren siempre. Y la memoria, a veces, traiciona a la voluntad. 


primavera

05-Abr-2008

Hacia ya un tiempo que no sentía la llegada de la primavera de una manera positiva. Los últimos dos años, la astenia se había apoderado de mí y lo combatía con vitaminas extra. Pero, este año, me ha llegado la primavera como cuando era adolescente: hormonas alteradas y con ellas, yo, por supuesto. Me divierte mucho experientar otra vez la ansiedad de querer hacer muchas cosas, estar en la calle, salir, no parar… Echaré de menos las sentadas en las terrazas de mi ciudad pendiente de una perra color canela… Pero este año tengo una primavera prometedora. De hecho, empiezo a sentir la necesidad de sol en mi piel.


como esponjas

04-Feb-2008

Las personas absorbemos la alegría y la tristeza con la misma intensidad. Rara vez ponemos frenos a esa pequeña invasión de los demás en nosotros mismos, sobre todo cuando es negativa. Sin darnos cuenta, por empatía o a saber, nos dejamos llevar por el estado de ánimo de terceros, pasando a ser los cuartos o quintos… no los primeros, no los que ven las cosas con otra perspectiva, los que aportan un poco de optimismo al día a día. Poco a poco, en el transcurso de las horas te vas dando cuenta del cansancio del peso de otros sobre tu espalda sin parar a pensar que esa carga no es la tuya, que te va haciendo cada vez más pequeña, te encoge y te cambia hasta la expresión de la cara.

Pero cuando te das cuenta, estiras la espalda, pones los hombros rectos y sonríes. La vida es una mierda para otros, eso está claro, pero su mierda no es la que te va a invadir y hacer que huelas mal. Porque levantarte cada día ya supone un esfuerzo… y una oportunidad. Sí, puedo elegir, y me quedo con las personas de sonrisa amplia, sincera, de ojos despiertos. Prefiero absorber alegría.


Tiempo y regalos

13-Ene-2008

Tenía un profesor que, además de muchas tonterías, decía que el hombre no podía ser feliz nunca, porque era un ser evanescente. Es decir, que cuando disfrutaba del presente, éste ya se había convertido en pasado.

Qué cosas! No sé por qué empiezo con esta frase. Me imagino que será porque hace unos meses que no actualizo y ando un poco escaso de tiempo y de ideas.

Sucede algo parecido con los regalos. Piensa en las tonterías que te han regalado (no estas navidades, sino en toda tu vida) y que te han hecho ilusión y están desaparecidas y en desguaces. Ordenadores, el barco pirata de Playmobil, el portaviones de Tente, el jersey y los calcetines a rombos y a juego… Ad infinitum.

Ahora, piensa en las que necesitas ahora.  

Lo que necesitas también es cuestión de tiempo.

Me acabo de acordar de otra cosa: un acertijo. “¿Cuál es el único animal que camina a cuatro patas de pequeño, con dos de adulto y con tres cuando es mayor?” Pues eso, el evanescente.

Menuda asociación de ideas más tonta, no?

“La mente es como un paracaídas; si no lo abres, no sirve de nada”. Ábrela una ratito, a ver qué pasa.


desesperante

21-Nov-2007

Un buen día, o malo, nunca se sabe, alguien empieza a contarle una historia. La vive como si fuera la protagonista y, conforme van desarrollándose los acontecimientos, va sintiendo exactamente lo mismo que lo que le cuentan. Y no puede evitar que una lágrima gorda ruede hasta su barbilla y luego, otra. ¡Horror! Se abrió el grifo. Ya no puede parar. Y no sabe muy bien por qué, comienza a pensar que es una boba por llorar, que su llanto solidario visto desde fuera le convierte en una estúpida. Comienza a relativizar y ríe. Sin dejar de llorar. Ríe y se seca las lárimas con las manos. Y oye una voz que dice: “Hija mía, eres desesperante”.


llueve

10-Oct-2007

Ha salido a pasear. Piensa en perderse entre el bullicio de la gente y disfrutar de su condición de anónimo. Disfruta con la idea de que tiene la oportunidad de ser quien quiera ser, cada día. Allí nadie le recuerda su pasado. Nadie le conoce. Nadie puede hacerle recordar errores del pasado. Y eso le hace sentirse bien.
Puede elegir y ser quien quiera ese día. Hoy prefiere ser observador. Sí, de profesión, observador. ¡Qué pena que no paguen por ello! En aquel edificio falta un trozo de cornisa, aquel grafitti tiene su aquel, el adoquín este está suelto, ese perro tiene cara de simpático, la mujer esa que acaba de salir del portal se ha puesto una bolsa en la cabeza (saldrá de la pelu)… ya han caído las primeras gotas.
Huele raro. A polvo mojado. Empieza el ruido. Los conductores se han quedado sin paciencia. Suenan las bocinas. Junto a ellas los pasos de los demás caminantes se aceleran, buscando cobijo. En cambio, él levanta la cara hacia el cielo esperando que la lluvia le moje. Es como un ritual de limpieza. Cierra lo ojos por un momento. Disfruta con la sensación. Disminuye el ritmo de sus pasos, mientras todos lo que le rodean comienzan a tener prisa. ¿Dónde irán? Si sólo llueve.


la ciudad eterna

26-Sep-2007

valentino1.jpg

Me cuesta mucho describir qué vi y qué sentí cuando pude ver lo que el maestro Valentino había preparado. Nunca lo llamé “maestro” viendo sus vestidos en la piel de increíbles mujeres. Pero lo que me hizo disfrutar en su homenaje a la ciudad eterna se merece este apelativo. Me sobrecogió la exquisitez con la que expuso su trabajo durante décadas, sin presunción. Sólo elegancia pura. Y me conmovió tanta belleza, una soberbia puesta en escena, una presentación honesta y maravillosa.

Roma siempre me ha sobrecogido. Enormes dimensiones, brutales despilfarros, magníficas obras de arte. Si en algún sitio he reconocido de dónde venimos como “viejos europeos” ha sido allí y no esperaba sorpresas. En cambio, cada viaje es una nueva oportunidad para abrir bien los ojos, para observar, para participar o pasar inadvertido, para gozar con lo que otros son. Esta última es la razón por la que adoro salir de casa, aunque luego eche de menos mi cama, mi ducha y mi sofá. Me encanta que otros me enseñen qué ven y cómo, que me lo cuenten o simplemente me lo muestren… como Valentino.


respeto

31-Ago-2007

Hoy me han regalado algo que no esperaba: respeto. Y tengo una extraña sensación. Creo que es la primera vez. O por lo menos, la primera vez que lo siento. El perro que abandona el parque es uno que llegó hace poco, que apareció un día por sorpresa. Mi amo se está quedando sin perros a los que castigar, aunque últimamente haya sido más suave. Supongo que recoge lo que siembra, y que lo que es bueno para él, no tiene por qué ser bueno para todos. Me da pena que busque otro lugar, porque parece un buen perro. Hoy ha sido el primer día que nos hemos entendido. Hasta ahora yo pensaba que hablaba en coreano. Pero se ha estirado y, antes de irse, se ha despedido con un gran regalo. 


Como Super Ratón

02-Ago-2007

Después de tres años de hastío laboral, he decidido volver a la acción. Ha sido de una manera casual, pero ya es irrevocable. Voy a empezar a colaborar con otra empresa para sacarme unos durillos (perdón, unos eurillos). En este caso, el dinero es lo de menos, aunque, claro, también ayuda. Ante todo, la principal motivación es recuperar el ritmillo de trabajo y pasar de los gerifaltes cohercitivos e impotentes que, cortos de miras, capan a todo empleaducho que, como yo, cae en sus manos y en sus despachos.

Todavía no sé cómo lo sobrellevaré. Durante un trienio, he estado dormido por voluntad propia y designio ajeno. Ahora, me surgen las dudas: ¿tendré que tomar Katovit?, ¿estaré oxidado?, podré hacerlo?… Necesitaré organizarme y disciplinarme, vitaminarme y mineralizarme.


la playa

02-Ago-2007

5 de la tarde, como los toreros, me dispongo a entrar en la playa con la esperanza que haya la suerte que he echado de menos durante algunos años. Y como las buenas faenas, antes de pisar la arena, me encomiendo a san euribor (dicen por aquí que es el causante de las bajas vacacionales) y procedo. Puedo extender mi toalla sin problemas. Me tumbo. 5 minutos y me suda ya hasta el bigote. Bueno, un remojón y el calor se hace llevadero, me digo. Me meto en el agua y hago como las bolsitas de té, un mete-saca veloz y vuelvo a mi toalla. ¡Horror! La tradicional coja operada de rodilla que viene a la playa a rehabilitarse ha decidido que debajo de su sombrilla va a estar mucho peor que a dos palmos de mi cara. Y con esta maravillosa e idílica visión, decido cerrar los ojos y concentrarme en… nada. 50 minutos más y acabo la faena. Lo peor de todo, es que ha sido mejor que lo que recordaba. Mañana repetiré.


Nucandor

16-Jun-2007

Inquieta y pizpireta, cuando enseña la niña que lleva dentro,

insegura y miedosa, cuando llega a la adolescencia,

irremediablemente candorosa, cuando es adulta.

Tiene dientes de mentirosa y culo de pera,

tirabuzones negros y ojos vivaces.

Me gusta su reino de colores vivos

su indiferencia, para con los que son grises.

Nucandor está la primera en mi lista,

la de princesas desconocidas.


lunes de perros

28-May-2007

Hace mucho que este perro no cuenta nada de su amo. Hace mucho que decidió que, cuando está en el parque, en su momento de desfogue, no quiere pensar en él. Últimamente prefiere dar paseos solitarios, no inmiscuirse entre otros perros por miedo a salir herido.


uno

28-May-2007

Uno es único, pero no quiere ser centro de atención. Uno quiere mantener su individualismo, su parcela de intimidad… pero siendo normal, es decir, como todo el mundo. Y cuando se descubre así, quiere recuperar aquello que lo hace irrepetible. Pero entonces volverá a estar en el disparadero. Es la eterna lucha de uno con uno mismo. Sobrevive cuando se camufla con la masa, pero muere su identidad. Cuando tiene fuerzas, se comunica en su idioma, esperando que haya un receptor que entienda el mensaje emitido. Pero vuelve a desdibujarse. Hay que tener mucho coraje, autoestima, ego o… quién sabe, todo lo contrario.

A mí, los unos me gustan. Me enseñan cosas. Me enseñan sus matices. Y eso me da los colores que a veces echo de menos.


rotten

21-May-2007

Hace 10 años que conozco a semejante personaje. Fue compañero de trabajo en mi primer curro. Lo cierto es que me enseñó un montón de cosas: lo rápido que se trabaja con una wacom, el fascinante mundo de las Harleys, el tándem copy-arte… Este fin de semana ha venido a verme y hemos estado de “revival”. Viejos jefes y compañeros, curros que hicimos cuando estábamos juntos, su colección de vinilos de los Doors… y que sigue igual que siempre: fatal de la cabeza. Gracias por la visita.